El cajón | Dario Vallecillo

...Tengo la gran suerte de haber nacido en un pueblo donde la música sale por sus adoquines. En las calles y casas de Utrera puedes encontrar artistas  pertenecientes a distintas y variadas disciplinas. Pero si algo caracteriza a mi pueblo, entre muchos aspectos, es que es una de las cunas del flamenco de la que han salido artistas de la talla de Fernanda, Bernarda, Bambino, Enrique Montoya, además de ser la residencia o punto de encuentro de artistas como la Serneta o los Pinini. Sin olvidar artistas actuales como Sofia Suarez, a la que ya conocen en el Duende de la Sole...

Desde que era niño el flamenco ha sido parte de mí, he tenido la suerte de poder investigarlo con artistas y amigos como el pianista Andrés Barrios, una etapa donde la vida nos ha brindado muchas oportunidades artísticas de gran valor. Siempre me ha llamado la atención del flamenco la complejidad de sus compases, su armonía, su melodía melismática, su color, todo ello siendo la principal motivación para continuar investigándola y trabajándola.

Mi formación académica musical y mi joven experiencia me están permitiendo crear un perfil de percusionista y músico muy versátil .Me considero un músico que se apunta a lo que le pongan sobre la mesa, nunca me cierro a nada y esto me ha permitido vivir experiencias que enriquecen mi camino como artista. Desde muy pequeño tuve claro que quería ser músico. El flamenco me ha abierto muchos caminos y me ha dado la oportunidad de conocer a muchas personas que hoy en día son una fuente de inspiración tanto en lo personal como en lo artístico. Además, algo que me apasiona de dedicarme a la música es que cada día que te pones frente a tu instrumento te llevas algo nuevo de aprendizaje, sin olvidar esas "peleas" internas que tenemos con éstos...son muchas horas juntos...

El Cajón es mi compañero de batallas desde muy joven. Desde pequeño he tocado la bateria y el cajón comenzó a ser mi mejor aliado principalmente, porque cuando ibas a algún sitio a tocar no tenías que llevar todos "los trastos"...bueno mejor dicho, mis padres me lo tenían que llevar. En ese momento comenzó mi andadura con el cajón flamenco y hasta día de hoy que lo considero uno de los instrumentos que me ayuda a sacar lo que llevo dentro.

Para poder trabajar de la música hay que estar siempre al 100%, no solo con tu instrumento sino tambien en lo personal, es un trabajo muy mental y físico. Pienso que es importante ponerse metas a corto y largo plazo para tener un objetivo de trabajo, lo que te va a ayudar a mantener la disciplina de estudio tan necesaria en el arte.

Mi día a día se resume en ser muy constante, aportar nuevas ideas, trabajar con compañeros, amigos y profesores a los que intento sacarles todo lo que me pueden ofrecer. En la actualidad sigo creando mi perfil musical, cada día que pasa encuentro algo nuevo en mí que no conocía.Además , me encuentro trabajando en varios proyectos artísticos   entre ellos mi propio espectáculo. Creo que tardará años en dar a luz porque necesito analizarme muy a fondo para ofrecer toda mi vena artística.

Toda la música me hace sentir. Escucho Brahms, Mahler, Korsavov, Michael Jackson, Stevie Wonder, Tigran Hamasyan, entre otros y me hacen sentir algo diferente. Sin embargo cuando me paro a escuchar a Gaspar de Utrera, La Fernanda, Vicente Amigo, Paco de Lucía, La Niña de los Peines o Dani de Morón me pegan ese pellizquito especial. La música remueve y es capaz de meterse tan dentro de ti que te saca todo lo que tienes en tu interior.

Cuando toco el cajón o comparto un rato de enseñanzas con mis alumnos, me gusta tener siempre la siguiente frase presente:

El objetivo de tocar este instrumento es conseguir hacer música con una caja de madera como si de un instrumento melódico se tratara.

Cada golpe que des tiene que llegar a la persona que te esta oyendo. Hay que intentar llegar al punto donde la transmisión de los sentimientos y las energías que cada músico lleva en su interior, sea lo que se lleve el oyente a su casa tras un concierto.

El flamenco es una de las músicas más complejas y variadas. Cuenta con una gran cantidad de palos y es evidente que cada uno muestra una intención musical, la gran mayoría con un trasfondo que señala una época, una situación social, algún momento de la vida de la persona que se está entregando a un público. Siempre me gusta poner el ejemplo de la Soleá y las Alegrias, dos palos que tienen en común el compás sobre el que se alzan.Sus propios nombres ya indican una contrariedad,y esto queda bastante reflejado en el carácter de la pieza, las armonías o las letras.

A la hora de tocar cualquier instrumento es de gran importancia tener en cuenta el gesto pero en la percusión lo es más aún. En cada golpe hay que buscar una intencionalidad. Volviendo al ejemplo de la pregunta anterior, si no es lo mismo Soleá que la Alegría a pesar de tener alguna característica en común, al tocar debemos tratar de mostrar estos aspectos. El percusionista no solo trabaja en sus golpes,también sus movimientos. Si tuviera que dar un tanto por ciento a las dos ramas, defendería 50/50 prácticamente.

Sin duda la música en general transciende las fronteras del tiempo y el espacio , pero el flamenco tiene algo que traspasa de una manera más sencilla. Se dice que el flamenco "pertenece " de alguna manera a Andalucia y es cierto que la historia ha dado una gran cantidad de artistas pilares de nuestro arte, pero hoy en día puedes ver un flamenco de calidad en cualquier parte de España y me atrevería a decir del Mundo. También pienso que esta música, como todas, está en constante evolución. Es muy necesario conocer los pilares del arte, pero también hay que ir adentrándose en el flamenco de hoy en día que por supuesto tiene mucho de esa base que nos ha dado la historia.

Sin duda creo que el flamenco transmite una identidad cultural con una gran relación a Andalucia. El flamenco no solo es música, también son valores, tradiciones, simbolos o creencias, las cuales se han ido manteniendo a lo largo de la historia y esperemos que así siga. Hoy en día hay muchas instituciones y personalidades que tratan de apoyar esta idea. Entre ellos me gustaría destacar la labor que viene realizando desde hace unos ocho años el Centro flamenco "El Duende de la Sole", donde Sole esta tratando con alguna que otra barrera, acercar y mostrar la cultura flamenca a los donostiarras,destacando la similitud que tiene de algún modo con la música del Pais Vasco.

El flamenco recibe a cualquier persona con los brazos abiertos.Es un arte cercano que te toca el corazón y el alma, sabe sacarte lo mejor de ti mismos, sin importar si tienes alguna discapacidad o algo que te impida realizar algunas de las disciplinas que engloban el flamenco: cante, toque y baile. Hoy en día hay muchas técnicas y recursos que te ayudarán a poder realizar algún papel dentro del flamenco.Me gustaría recalcar de nuevo las nuevas propuestas de Sole ante cualquier barrera que pueda parecer un impedimento. Como decía el maestro Vicente Amigo "el arte flamenco puede cambiar tu vida y engancharte para siempre".

El cajón como elemento terapéutico

Este instrumento originario del folklore peruano que llega al mundo del flamenco a través de Paco de Lucia, nos va a permitir canalizar y liberar emociones fundamentalmente a través del "Golpe". Trabajar el compás, el tempo, el control del toque y desarrollar habilidades motoras. En mi oponión la relación del sujeto con el Cajón y el patrón "Golpe-Emoción-Sentimiento" será la línea de acción a trabajar con este instrumento desde la perspectiva terapéutica. La liberación emocional es un proceso psicológico por el que la persona acepta sus propios sentimientos, procesos mentales y físicos. Canalizar estas emociones de manera constructiva a través del Cajón puede ser una gran posibilidad. "Golpear" y escuchar la música flamenca que te gusta ayudará a combatir estados de ánimos adversos, te hará liberar endorfinas y una gran lista de beneficios. Ser consciente del estado "real" en el que estas. Vazquez,C.(2008)..."Cada percusionista logra sus propias sonoridades por la intervención de sus propias manos y sus propias características físicas; pues las manos y sus formas de colocación en el instrumento, así como la fuerza aplicada va a hacer distinto y único cada toque...más aún considerando las sutilezas rítmicas de cada músico, la velocidad o la intensidad con que se ejecute el sonido. El Cajón flamenco construido con material natural, de fácil manipulación es un gran compañero para disfrutar de la música y poder compartir nuestras vivencias y sentimientos con él, de eso sabe bastante Dario Vallecillo (Utrera) que nos deja su propio testimonio como músico y percusionista.